Mosaico Veneciano

Noviembre 16, 2015

CCS_ARTURO_VENICE_1.jpg

Aproximación a una mezquita en el área industrial de Mestre, localidad continental de Venecia
Aproximación a una mezquita en el área industrial de Mestre, localidad continental de Venecia

MOSAIC

“The ego is thus always an inauthentic agency, functioning to conceal a disturbing lack of unity” I read in an artwork by Henrik Olesen in Slip of the Tongue, a curatorial experiment by artist Dahn Vo and curator Caroline Bourgeois presented at Punta della Dogana. I found myself in front of this quote, gravitating around Lacanian theory, during my stay in Venice this summer for an art residency.

CCS_ARTURO_VENICE_2.jpg

Fragmento del trabajo de Henrik Olesen, Companion Species (2015) en Slip of the Tongue
Fragmento del trabajo de Henrik Olesen, Companion Species (2015) en Slip of the Tongue

Can a text work as a mosaic? Can a text converge a multiplicity of singularities in one single entity? Following this idea, is a text an operation of this inauthentic agency? Is this text an operation of an ego concealing bits of experience in one place at a certain time? Can a duration in a city be rendered as a text? As a mosaic? As an ego?

This ego tries to relate each new experience with past ones; when we are in a new place we try to reconcile the information we encounter with our own repertoire. This happens also as we converse: I talk about the migration of plants, the way they had been moving around in the flow of capital. I talk about coffee, how it is an essential element of the identity of the place I come from, but coffee, the plant I mean, is originally from Ethiopia and it arrived to my country after a long trip, a colonial trip, I mean. Then you tell me about your childhood, that where you grew up is a region of dates—dátiles, you rectify. You tell me you realized that those palm trees came from Syria and Lebanon, or somewhere in the Middle East, I´m not sure. Then you mention a book you gave to your dad, it tells about the travels of species, of salt and coffee. Then I tell you that my dad drinks five or six coffees a day and that every time I drink coffee I remember him. We engage in this conversation exchanging this information that relates us; our egos reconcile our distance.

Then I think, while writing, did dátiles and coffee traverse through Venice on their way to our places of origin? In this sense, is Venice an unknown participant in the mosaic of our memories? Is then a mosaic an operation of our ego to conceal displaced memories?

CCS_ARTURO_VENICE_3.jpg

Mármoles, piedras y granitos en la fachada exterior de la Basílica de San Marco, procedentes de las colonias de la antigua República Veneciana
Mármoles, piedras y granitos en la fachada exterior de la Basílica de San Marco, procedentes de las colonias de la antigua República Veneciana

CARCERI

Camino por Venecia en los primeros días de mi residencia. Está atestado, caliente y húmedo. Algunas señales amarillas en las calles indican la ruta de la Ferrovía a Rialto, de Rialto a San Marco y de San Marco a la Academia. Intento esquivar estos avisos para escapar del circuito turístico. Entonces me pierdo. Es cuando recuerdo a Piranesi y sus Carceri d'invenzione, una serie de aguafuertes que construyen espacios laberínticos y monumentales a través de perspectivas imposibles, y de puentes que se repiten en varios niveles sin llegar a ninguna parte. Estas imágenes producen una sensación leve y al mismo tiempo opresiva del espacio.

Recuerdo entonces cuando era estudiante de arquitectura y vi por primera vez estas imágenes. Estos grabados me llevaron a hacer mi primer proyecto de arte en colaboración con varios amigos, que entonces llamamos video-carceri. Recuerdo de aquella época dos textos sobre Piranesi, uno de Marguerite Yourcenar, que mencionaba como en estos grabados siempre existía un elemento en primer plano que incluía al espectador dentro del espacio de la cárcel, como un arco cortado por el encuadre. También recuerdo un texto de Eisenstein en el que hablaba en un tono emocional de la condición cinematográfica de estos espacios, permitiendo una fluidez del espacio que puede ser recorrida por la mirada. Entonces pienso que estas cárceles de Piranesi tienen que estar relacionadas de algún modo con Venecia, que se siente al tiempo opresiva y fluida. Recuerdo ahora también que Robert Smithson comparaba su Hotel Palenque con estas construcciones  piranisianas.

CCS_ARTURO_VENICE_4.jpg

Vista de instalación Rude Rocks (2015) de la artista peruana Elena Damiani para All the World´s Futures, Bienal de Venecia 2015, realizada con mármol y travertino de la región de Junín, Perú
Vista de instalación Rude Rocks (2015) de la artista peruana Elena Damiani para All the World´s Futures, Bienal de Venecia 2015, realizada con mármol y travertino de la región de Junín, Perú

CIMIENTOS

Piranesi no nació en Venecia directamente sino cerca de Treviso, en la República Veneciana de aquella época; sin embargo pasó gran parte de su juventud en Venecia formándose como lo que hoy podríamos llamar un ingeniero civil o un arquitecto. Al mudarse a Roma dedicó gran parte de su tiempo en el estudio de técnicas gráficas. Su tío se dedicaba a convertir los islotes pantanosos de la laguna veneciana en tierra firme, es decir, a crear cimientos para edificios y vías y que circulara el agua.

Según me entero, los venecianos consiguieron solidificar los terrenos de la laguna clavando, uno al lado del otro, troncos que atraviesan la capa de lodo hasta alcanzar una capa de tierra firme, como quien clava palillos en un flan hasta alcanzar el plato. Los troncos, en contacto permanente con el agua y fuera del contacto del aire, consiguen conservarse sin pudrirse en un estado cercano a la petrificación. Esta capa de troncos, que aún hoy sigue hundiéndose a razón de 2 milímetros anuales, sostiene otra capa de piedras cúbicas, que son las que funcionan como sustrato de edificios y plazas.

CCS_ARTURO_VENICE_5.jpg

Acqua alta en la Plaza de San Marco
Acqua alta en la Plaza de San Marco

SALT

I read about the history of Venice in a tourist guide. It says that in the Fourth Century the barbarians came from the North to invade the Roman towns around the Venetian lagoon. The population in these towns—people of the sea—escaped to the highlands of the lagoon, muddy islands that the barbarians didn't know how to get to. The legend says that these people, expert fishers and navigators, eventually started to produce salt from sea water and to conduct commerce with it. In those days, salt was essential in the preservation of meat. Salt not only worked as a means to preserve food, but also as a kind of currency that eventually allowed the new Venetians to exchange this product for other goods and to establish routes of commerce within the Adriatic Sea and other towns in the Mediterranean.

CCS_ARTURO_VENICE_6.jpg

Tapete sobre mosaico de piso del siglo XI en la catedral de la isla de Torcello
Tapete sobre mosaico de piso del siglo XI en la catedral de la isla de Torcello

LOS BÁRBAROS

Una primera distopía veneciana implica que la ciudad cultural-turística y la ciudad habitacional se fundan en un solo mapa, y que Venecia se equipare en toda su dimensión al museo y al hotel. Esto querría decir que todos los espacios residenciales se conviertan en habitaciones en Airbnb, o que todos los palacetes se adapten para sedes permanentes de pabellones nacionales y exposiciones. En esta pesadilla no hay lugar para habitantes. Se dejarían algunas sedes universitarias, para darle “vida” a la ciudad y también para formar una población flotante de servicio turístico y cultural.

Una segunda distopía veneciana nos habla de una catástrofe ecológica que en una década hará la ciudad inhabitable debido al hundimiento paulatino de los predios y la elevación del nivel del agua.

A primera vista ambas distopías son excluyentes entre sí. Es decir el desbordamiento del agua impediría la total absorción de la ciudad dentro del turismo cultural, o, tal vez, se inventaría un nuevo nicho turístico que se centraría en visitar ruinas contemporáneas dejadas por el calentamiento global.

En cualquier caso, tiendo a pensar en un desmantelamiento paulatino de la ciudad y su desplazamiento a otro territorio. ¿Es Venecia una ciudad sin futuro? O ¿está el futuro de Venecia en otra parte? ¿Es justamente Venecia la ciudad mejor preparada para la inundación?

CCS_ARTURO_VENICE_7.jpg

Crucero atravesando el canal de Giudecca
Crucero atravesando el canal de Giudecca

ISLANDS OF LABOR

Even though we can trace the techniques of construction that allowed Venetians to build their city in the water, the human force behind its construction is unknown to us. We can find their palaces built on stones and pilings of tree trunks, but we don´t know precisely who was carrying these materials, who was breaking those rocks at the quarry and pushing those trunks into the mud. Are the foundations of this utopian island hiding heterotopic stories of slavery?

This kind of reasoning can be provoked by All the World’s Futures, a curatorial enterprise of Okwui Enwezor for the international exhibition at the Venice Biennale. Insistently, the exhibition finds works of art that address the direct relationship of labor with slavery in our day. One of the invited artists to this exhibition is the collective group called Gulf Labor Artist Coalition, whose concerns are focused on labor conditions of migrant workers in the island of Saadiyat in Abu Dhabi, United Arab Emirates, where cultural institutions such as New York University, the Guggenheim Museum, and the Louvre are expanding.

Less known by visitors, Venice flourished not only due to the commerce of salt and other goods but was also a central post for the slave trade in the Mediterranean Sea in the middle ages. In fact the word slave comes from the root slav, as many slaves were of Slavic origin and were traded by Venetian merchants to the Byzantine Empire first, and to the Ottoman empire later.

CCS_ARTURO_VENICE_8.jpg

Fragmento de objeto decorativo en Cà Rezzonico, Museo Veneciano del Siglo XVIII
Fragmento de objeto decorativo en Cà Rezzonico, Museo Veneciano del Siglo XVIII

DEMOCRACY NOW

Amy Goodman was one of the first presenters of the Creative Time Summit, one of the event's participants at the Venice Biennale this year. Founder and director of Democracy Now, Goodman established, in her half hour presentation, several connections between the works at the Biennale and the past of Venice. She also mentioned the importance of a cultural event like the CTS happening at the Arsenale, a place where one of the first assembly lines in history produced one ship per day. I would add that Venice not only was an important location for the development of a globalized idea of commerce and mass production but also for the creation of a political system that we may today call democracy. Nonetheless, it is important not to forget that this Venetian system of political representation in different chambers was supported by an intense commerce of slaves and by the juxtaposition of commerce and war.

The triangle of democracy, commerce, and slavery, pillars of the Venetian Republic, can be traced through different works in the biennale. These works consistently relate labor and slavery in contemporary culture. We see this link exposed in the conversation established between the series of drawings Factory Drawing Drawn In Situ, by South African artist Joachim Schönfeldt and the photos of Keith Calhoun and Chandra McCormick documenting work in prisons in the United States.

CCS_ARTURO_VENICE_9.jpg

Okwui Enwezor entrevistado por Amy Goodman para Democracy Now en el Arsenale
Okwui Enwezor entrevistado por Amy Goodman para Democracy Now en el Arsenale

THE SUMMIT

I email a friend:

Dear M,

A short note this time:

1. I´m in a residency in Venice

2. I met C. We say Hello!

3. M. and I had a second baby girl! A. was born in Lisbon. Now we are four art travelers.

4. I saw your exhibition at Giudecca. Nice!

5. Hope to see you soon.

F.

He wrote back:

Are you around for the Creative Time Summit? That will be a good time in Venice.
You must make sure to visit the Natural History Museum, which is excellent.
Congratulations on your growing family! Please give M. our love.
If you see C. again, tell her we miss her. We hope to see you sometime as well!

M.

Then after the summit I wrote back:

Dear M,

Both the summit and the NHM were highlights of this stay, thanks for your tips. The summit made me feel completely outdated, individual authorship is so last century...We have some other adventures in our stay in Italy. We'll try to get to Pompeii and Herculaneum, nevertheless traveling with two babies is not easy. C. left some days ago. Her exhibition for the residency was installed at the NH museum's patio! She extracted the necessary materials to produce a diamond from Venetian algae! I'll probably get back in November for my final presentation.

Enjoy the summer back there. Un abrazo veneciano,

F.

Then his reply:

Dear F,

I know what you mean about the summit. There is nothing to make one feel so irrelevant as the noble overachievers at the Creative Time Summit. Still, it is easy to be underwhelmed by art practice, just as it is easy to be overwhelmed by the social practice. I still like the notion of an art in dialog with the long history of art, not only as one valued for its social good…

Lots of love,

M.

CCS_ARTURO_VENICE_10.jpg

Loros disecados en el Museo De Historia Natural de Venecia
Loros disecados en el Museo De Historia Natural de Venecia

SMITHSON

En la sede de la bienal en el Giardini, encuentro de nuevo a Smithson. El filme Swamp, realizado en colaboración con Nancy Holt, nos lleva a través de un pantano en donde dos voces caminan por entre las cañas, creando al tiempo un paisaje demasiado próximo que impide que los hablantes caminen con soltura. Este pantano no es la laguna veneciana, es algún lugar en New Jersey, aunque tal vez nos conecte con un paisaje inexplorado en la imagen mental que tenemos de Venecia.

Al lado vemos una serie de dibujos de algunos de sus proyectos realizados-no realizados. En ellos Floating Island, me llama la atención. Es una pequeña barcaza con árboles y montículos amarrada por una cuerda a un barco que la transporta por el agua. Me pregunto si podría algún día ser este el futuro de Venecia: una plataforma flotante para circular por el mundo.

Un árbol caído con espejos completa esta serie a mitad de la sala. Death Tree me hace pensar de nuevo en los cimientos de Venecia y en los miles de árboles clavados que deben reposar bajo este piso comprimiendo la tierra.

CCS_ARTURO_VENICE_11.jpg

Presentación de Kunlé Adeyemi de su proyecto Makoko Floating School, durante el Creative Time Summit en la Bienal de Venecia, 2015
Presentación de Kunlé Adeyemi de su proyecto Makoko Floating School, durante el Creative Time Summit en la Bienal de Venecia, 2015

RESIDENCIA

Leo un anuncio en Facebook, invitan a participar en un premio de Illy Café para diseñar una taza de expresso. La convocatoria consiste en subir algunas imágenes del portafolio en un portal para artistas provenientes de países productores de café. Lo hago casi automáticamente, las imágenes están listas, la biografía está escrita, son 15 minutos. Meses después me seleccionan para diseñar una de estas tazas. Mi primera idea es dibujar una grieta en la taza y en el plato, recordando la frase “un rayo rajó la negrura del cielo por el horizonte, como agrietando un pocillo” de una novela de Tomás González; sin embargo, ellos me dicen que están trabajando en una propuesta similar con otro artista, que después me entero que es Yoko Ono. Al tiempo halagado y frustrado pienso en una segunda propuesta asumiendo la taza de café como un objeto, como escultura, más allá de forrarla con una imagen. Entonces pienso en usar el pocillo como un instrumento gráfico y el café como tinta, y así empiezo a jugar en un papel, construyendo tramas y patrones gráficos que recuerdan diseños árabes que hicieron la misma ruta del café desde el mundo árabe hasta el continente americano. Unos meses después me escriben de Illy contándome que he sido seleccionado para hacer una residencia de tres meses en Venecia. Con mi esposa acordamos que yo vengo mes y medio solo y que ella y mis dos hijas me encuentran para el resto del tiempo de la residencia.

CCS_ARTURO_VENICE_12.jpg

Tazas diseñadas por Felipe Arturo para Illy Café exhibidas en la Trienniale di Milano en compañía de una cafetera Alessi
Tazas diseñadas por Felipe Arturo para Illy Café exhibidas en la Trienniale di Milano en compañía de una cafetera Alessi

EDITING

When I was coming to Venice I thought immediately about Iquitos. I´ve been working on a documentary project there for almost seven years now. The neighborhood of Belén, in Iquitos, is known as the Venice of the Amazon. A more precise description would be that Belén is a favela on water. I remember reading that Venezuela was named after some Spanish conquerors who encountered an indigenous town on wooden pillars at the shore of the Caribbean Sea. How many Venezuelas are in the world? How many towns and cities are compared to Venice because they are settlements on water? Is any architecture on water reminiscent of Venice?

I decide to use the time of my residency in Venice to edit this footage from Iquitos. While I´m editing I think about editing processes in relation to orientating yourself in the map of Venice. Can I transit from one sequence to the other in a meandering way? Can I think about navigating in a circuit of canals as a way to orientate myself in a pile of data?

CCS_ARTURO_VENICE_13.jpg

Barrio de Belén en Iquitos, conocido como la Venecia del Amazonas
Barrio de Belén en Iquitos, conocido como la Venecia del Amazonas

TODOS LOS FUTUROS DEL MUNDO

Dentro de la exposición internacional de la Bienal de Venecia del 2015, All The World's Futures, se podrían encontrar nociones que repetitivamente se encuentran en distintos trabajos de los artistas y colectivos participantes, algo así como blues, negritud, comercio, esclavitud, trabajo, guerra, lenguaje. De vez en cuando ciertos trabajos se escapan de este ritmo, rompiendo una súper estructura curatorial y produciendo paréntesis que no se sabe si son frutos del azar o respiros calculados. En general, la exposición dividida entre el Arsenal, el pabellón central en el Giardini y algunos trabajos en exteriores, podría catalogarse como una declaración de que el arte puede aportar un registro de carácter estético de los vientos políticos de este tiempo, aunque no todos los trabajos presentes en la bienal se acomodan tan tranquilamente dentro de esta etiqueta.

Una crítica sobre esta Bienal que escucho con frecuencia, analogando la frase de Godard, es que no es lo mismo hacer arte político que hacer arte políticamente. Es decir que aunque muchos trabajos parten de temas políticos, denuncian situaciones de conflicto o evidencian materialmente la opacidad de la producción capitalista, operan dentro de una estructura de rasgos conservadores, como puede ser la bienal, y de esta forma desactivan un sentido práctico de la política.

En favor de Enwezor y de All The World's Futures, podemos decir que la posibilidad de tener acceso a emitir esa representación en el campo del arte ha sido tradicionalmente ocupada por un grupo poblacional específico, geográficamente localizado en Norte América y Europa, y que incluir voces de otros lugares dentro de una estructura cultural de las dimensiones y relevancia de la Bienal de Venecia puede ser en sí mismo una operación política.

CCS_ARTURO_VENICE_14.jpg

Fragmento de la instalación de Hans Haacke World Poll (2015) para All the World´s Futures en el Giardini, activada por la artista Maria Roldán e hija Ana Rosa Arturo
Fragmento de la instalación de Hans Haacke World Poll (2015) para All the World´s Futures en el Giardini, activada por la artista Maria Roldán e hija Ana Rosa Arturo

Dentro de este filo entre lo político y lo banal, existen algunos micro-climas que vale la pena mencionar: un homenaje al autor cinematográfico alemán Harun Farocki, en una especie de archivo expositivo de sus películas, diarios y ediciones de la revista Filmkritik. Cada una de estas películas es presentada continuamente durante un día en una sala contigua. Algunos apuntes para recordar al autor francés Chris Marker, especialmente sus retratos en el metro, recordando al mismo tiempo el proyecto del fotógrafo norteamericano Walker Evans en el metro de Nueva York. El montaje de fotografías del mismo Walker Evans, que nos llevan a la situación rural del sur de Estados Unidos durante la depresión de 1930 en combinación con maquetas de propuestas de intervenciones en espacios públicos realizadas y no realizadas, de la artista alemana Isa Genzken. El espacio dedicado a obras del artista aleman Hans Haacke, su escultura de tela y ventiladores y un registro de sus proyectos participativos y no participativos que apuntaron a una crítica institucional dentro del arte. La reincidencia, en varios espacios de la bienal en el trabajo de la artista peruana Teresa Burga. El video Ashes del británico Steve McQueen que en dos canales de video nos recuerda a un joven antillano que ya no está y al otro lado de la pantalla vemos la secuencia de la construcción, entre artesanal y profesional, de una tumba en cemento. El tallercito de aviones del artista argentino Ernesto Ballesteros y su performance permanente haciéndolos volar. Las entradas de las sedes principales, la del Arsenal con los neones de texto del artista estadounidense Bruce Naumann y la del Giardini, con la obra A Small Band del artista Glenn Ligon que con las palabras “Blues Blood Bruise” cubre las letras del edificio de la Biennale. El desesperanzado video de Abounaddara registrando la guerra en Siria. Las video-instalaciones de economías humorísticas interconectadas de la artista argentina Mika Rottenberg. La masiva instalación del artista ghanés Ibrahim Mahama en un corredor exterior de acceso al Arsenal con costales de cacao. Un documental del autor IM Heung-Soon (Factory Complex) sobre la lucha de varias generaciones de trabajadoras coreanas en empresas como Samsung y un larguísimo etcetera.

Debo decir que para una Bienal que se precia de escenificar la lectura del Capital de Marx en el espacio central del Giardini, sería pertinente incluir la obra Marxism Today (2010) de Phil Collins.

CCS_ARTURO_VENICE_15.jpg

Foto de instante pre-instagram de la instalación de Ibrahim Mahama Out of Bounds (2015) en el Arsenal, en la foto la artista Maria Roldán
Foto de instante pre-instagram de la instalación de Ibrahim Mahama Out of Bounds (2015) en el Arsenal, en la foto la artista Maria Roldán

RECUERDOS

Al andar por Venecia con mi hijas, de 1 y 3 años, me pregunto cuál será su recuerdo de este viaje. Mientras vamos en el Vaporetto le digo a cada una en voz baja: recuerda hija, recuerda todo esto que estás viendo.

Mi primer recuerdo, tal vez a la edad de tres años, es estar en el baño del apartamento en que vivíamos con mis padres en un conjunto residencial de edificios de cinco plantas, nombrado después de la visita a Bogotá del Papa Paulo VI. El recuerdo en este baño, cuyas paredes estaban enchapadas en mosaico azul agua marina, me ubica sentado sobre mi avión con ruedas, con todos los grifos de agua abiertos y los sifones sellados por mí con papel higiénico, al igual que la rendija de abajo de la puerta. En este recuerdo estoy esperando que el baño se inunde y que mi casa se convierta en un universo submarino.

Al visitar el pabellón de Lituania, encuentro este edificio de mi niñez, dentro del proyecto Tranquility del artista Dainius Liškevičius. En él se reconstruye el edificio de vivienda de cinco pisos relacionado con su propia historia familiar, que en el contexto de Lituania se lee como un producto de programas sociales de vivienda; en cambio en mi país este tipo de arquitectura representa uno de los pocos proyectos de vivienda masiva para la clase media y en consecuencia una re-lectura tardía de las propuestas de la arquitectura moderna.

CCS_ARTURO_VENICE_16.jpg

Fragmento de Tranquility del artista Dainius Liškevičius en un post de Instagram
Fragmento de Tranquility del artista Dainius Liškevičius en un post de Instagram

AUTOBIOGRAFÍA CIENTÍFICA

My last class in architecture school, led by Professor Fabio Restrepo, was called The Happiness of Reading, and was devoted to one single book: A Scientific Autobiography by Aldo Rossi. In this book, Rossi recounted his life through some events and architectural encounters in relation to his projects. The first assignment of the class was to not read the book, but to pass our eyes over the lines finding towns and places, and in this way to create a kind of Atlas for Rossi. The world of Rossi, as I recall, is a Mediterranean stripe from Istanbul to Lisbon, with some extensions to New York or Berlin. Venice has a centrality in this map, becoming an important influence in his life and his architecture. We may recognize the golden sphere at Punta della Dogana in many of his drawings and buildings, for example. In this same location, in front of Punta della Dogana, Rossi presented his Teatro del Mondo, for the Venice Bienale in 1979. Rossi was also interested in vernacular architecture in this Mediterranean region, like the wooden cabins on the beach that I find in Lido. These cabins make me think immediately about Rossi and about Fabio and I wonder now if my interest in portable and vernacular architectures comes from that class and from that reading.

CCS_ARTURO_VENICE_17.jpg

Cabinas en la playa de Lido
Cabinas en la playa de Lido

EXPO

My coffee cup is presented at the Illy Coffee Cluster of Expo Milano. The expo, as the Venice Biennale, is organized by national pavilions. The theme of the expo is “feeding the planet”. The countries that don´t have enough money to sponsor a pavilion are organized into clusters: the coffee cluster, the cocoa cluster, the rice cluster, the cereals and tuber cluster, etc…. Each cluster is related to a transnational corporation, for example the cocoa cluster is next to a pavillion by the Swiss brand Lindt. At the coffee cluster I find the Ethiopian pavilion, were I witness for the first time in my life the traditional coffee preparation in which coffee beans are roasted, ground, and brewed in sequence.

I wonder about these national pavilions and about which ones can be exchangeable between Expo Milano and the Venice Biennale. More and more, I hear, the Venice Biennale is an exercise of diplomacy and national marketing, at least for the national pavilions. At the Cereals and Tubers Cluster, I find the Bolivian pavilion, presenting a series of installations by the artist Gaston Ugalde, using quinoa seeds, potatoes and corn, among other materials, as an aesthetic device. At the Turkmenistan pavilion I find a series of assemblages with horses, oil derivatives and carpets. Can these works, if presented in Venice instead of Milan, be considered as ironies of national identities? Can these national pavilions from the Biennale, if presented in Expo Milano, be understood as national positioning instead of criticism of nationality?

CCS_ARTURO_VENICE_18.jpg

Columna egipcia falsa perdida entre pabellones de Expo Milano 2015
Columna egipcia falsa perdida entre pabellones de Expo Milano 2015

SCULPTURE AS CORPSE

At Slip of the Tongue, I find a glass vitrine covered with thin yellow lines made by American artist Paul Thek. Across the glass I see a volume that resembles a fragment of a body. I learn that an influential experience for these series of minimal-visceral works of Thek's originated with  a trip he made with his lover at the time, Peter Hujar, to visit the catacombs in Palermo, Sicily, where skeletons were stored in glass vitrines. On another room in the same exhibition we can actually see some pictures by Hujar from this travel. Another legend tells us that in the year 829 the remains of Saint Mark the Evangelist were stolen from Alexandria and brought to Venice by a group of italian merchants and navigators. Then the Basilica was erected in order to host this headless body, becoming the spiritual and geographical pivot of Venice.

CCS_ARTURO_VENICE_19.jpg

Fotografías de Peter Hujar en Slip of the Tongue
Fotografías de Peter Hujar en Slip of the Tongue

TRANSMUTACIÓN

Encuentro dos trabajos relacionados por la idea de transmutación, tomando como principio la reconversión de un material a través de distintos procesos.

La artista sueca-noruega Cecilia Jonsson, quien realizó una residencia en la fundación Bevilacqua La Masa, presentó en el Museo De Historia Natural la exposición Paradoxes of a Diamond, en el que extrajo, de algas procedentes de la laguna veneciana, los componentes necesarios para fabricar un diamante. La exposición muestra distintos estados del proceso, desde la recolección y la presentación de algas empacadas al vacío, extractos de los minerales en polvo extraídos de las algas, parafernalia científica como gráficos, certificados y resultados de laboratorio, así como un estanque vertical con sedimento de la laguna y algunos gráficos sobre papel de alga realizados con pigmentos extraídos de las mismas algas. Estas plantas acuáticas funcionan como indicadores del grado de contaminación de la laguna al tiempo que han ido tomando el espacio que otras especies vegetales, no tan resistentes a la contaminación, han ido dejando.

CCS_ARTURO_VENICE_20.jpg

Imagen de minerales extraídos de algas de la laguna veneciana en Paradoxes of a Diamond (2015) de Cecilia Jonsson
Imagen de minerales extraídos de algas de la laguna veneciana en Paradoxes of a Diamond (2015) de Cecilia Jonsson

De igual manera encuentro en el Arsenal el trabajo del artista iraquí Hiwa K. quien conectó a través de este proyecto un taller de reciclaje de metales provenientes de desechos de armas en Irak, con un taller de fabricación de campanas en Italia. En un video de dos canales, K documenta el proceso de fundición de estas armas en bloques de metal en Irak y simultáneamente nos muestra el proceso de fundición de la campana en Italia. La Campana, decorada con figuras arcaicas del medio oriente, descansa como prueba de esta transmutación al frente de los videos.

CCS_ARTURO_VENICE_21.jpg

Imagen de instalación de Nazha and the bell project (2007–2015) de Hiwa K
Imagen de instalación de Nazha and the bell project (2007–2015) de Hiwa K

COSMO-CAFÉ

The myth says that somewhere in what is known today as Ethiopia, a goat keeper used the melody of a flute to direct the animals back to the herd at the end of each day. One day the goats didn't follow this sound. Surprised, the keeper found the goats behaving in a strange way. He then discovered some red berries from a bush that he hadn't noticed until that day. He tried the berries himself, suddenly feeling awake and with a new strength. Some long time after, another legend tell us of a place in San Marco Square in Venice devoted to the preparation a dark beverage from those same berries. This place, called Caffè Florian, hosted the meetings of a poet, Riccardo Selvatico, once the mayor of Venice, with other art enthusiasts. In these encounters they came to the idea of an art exhibition of international influence, resulting in the first Venice Biennale in 1895.

In these two myths, the archaic and the modern, the history of coffee intersects with the history of art. The Caffè Florian operating today and founded in 1720, was one of the first public cafés in the western world. Its presence resembles the migration of coffee from the Ottoman empire to the Venetian Republic, as well as the centrality of Venice in the commerce of goods. It’s interesting to perceive in this place the merging of space, plant, and habit, invisible today in our quotidian experience of coffee. This place is substantial to me because it was coffee that brought me to this island in the first place.

CCS_ARTURO_VENICE_22.jpg

Imagen del futuro en taza de café
Imagen del futuro en taza de café

LIDO

Después de casi tres meses en Venecia, empezamos a sentir el agobio. La gente, los puentes, el calor, la humedad. Vivir con dos bebés en Venecia en el verano no es fácil. El altillo del taller lo abandonamos por dos razones básicas, hace demasiado calor y las escaleras en caracol son demasiado peligrosas para las bebés. Intentamos alquilar un carro para salir de la ciudad pero nuestras tarjetas de crédito no funcionan. El tren a Nápoles que hemos querido tomar durante semanas para visitar Pompeya es demasiado costoso en esta época, y ni hablar de los hoteles. Estamos atrapados en Venecia y hace mucho calor. Tomamos la decisión de ir a Lido; nos subimos al Vaporetto y escapamos a la playa. Al tocar puerto volvemos a ver un automóvil, calles pavimentadas y espacio abierto. Tomamos un autobús que nos lleva a uno de los extremos de la isla. Ahí alquilamos un par de bicicletas con sillitas para niños. Empezamos a pedalear y vamos por una carretera que nos lleva más allá. Cruzamos un campo de golf, luego una especie de reserva natural. Llegamos al borde. Es el borde de la isla, el canal que separa a Lido de Pellestrina, estamos en frente de una de las lenguas por donde el Adriático se convierte en laguna. Vemos pasar un transportador de containers. Luego llegamos a una construcción en donde se está levantando un enorme muro de concreto, una muralla para detener el agua. Llegamos a un rompeolas, una barrera de piedras cúbicas sobre la que pedaleamos. Vamos hasta el final del rompeolas que es coronado por un faro. Llegamos a la punta y vemos el Adriático en el horizonte y una tormenta que se acerca. El sol se esconde a nuestras espaldas. Es hora de volver. Le damos la vuelta al faro y emprendemos el camino de vuelta.

CCS_ARTURO_VENICE_23.jpg

Imagen de faro al final del rompeolas en la playa de Alberoni, Lido
Imagen de faro al final del rompeolas en la playa de Alberoni, Lido

ANEXO: TWITTS DE VAPORETTO

***

Me tomo un prosecco y para celebrarlo me tomo un prosecco y para celebrarlo me tomo un prosecco y para celebrarlo me tomo un prosecco  y para celebrarlo me tomo un prosecco y para celebrarlo me tomo un prosecco y para celebrarlo me tomo un prosecco y para celebrarlo…

***

la quilla al agua le hace cosquillas

***

efímera memoria. No olvides las crestas luminiscentes.
La sombra y la espera. El café entre orientales.
El día de hoy.

***

Flota como coco
Se mueve como palmera
Descansa como lagarto

***

El puente de lata descansa
sobre el puente de piedra.
Sus patas aruñan el tiempo

***

Las cuerdas se aprietan
Dentro de ellas
Las fibras
Acercan la barca

***

El puente objetó
con dos argumentos similares
la presencia del canal

***

El ventilador pasó la noche
repitiendo su única frase
monosilábica, negativa,
pendular.

***

CCS_ARTURO_VENICE_24.jpg

Imagen de la artista Maria Roldán e hija, Lucia Arturo, esperando el Vaporetto
Imagen de la artista Maria Roldán e hija, Lucia Arturo, esperando el Vaporetto

Mosaico Veneciano fue escrito en Venecia entre los meses de Junio, Julio y Agosto de 2015, con correcciones, adiciones y anotaciones hechas en Lisboa y Bogotá en los meses de Septiembre y Octubre del mismo año.

Todas las fotografías fueron tomadas por Felipe Arturo con ipad, teléfono Samsung y una cámara Canon, salvo la vista de la instalación Rude Rocks de Elena Damiani, imagen cedida por la artista.