Los futuros están aquí

Agosto 21, 2020

Los futuros están aquí
por Lxs INVASORIX

Lxs INVASORIX, Nadie aquí es ilegal / Here no one is illegal (2014)


/
Lxs INVASORIX, Nadie aquí es ilegal / Here no one is illegal (2014)

 

♪ Todxs somos huéspedes en la planeta Tierra. ♪ Entre nosotrxs viven lxs fantasmas de lxs terrícolxs asesinadxs que cruzaban las fronteras mientras todxs vivimos con las sombras de las jaulas en las tierras fronterizas. ♪ Nadie aquí es neutral.

Desde 2013 estamos estacionadix en la Ciudad de México de la planeta Tierra. ¡Sí, para nosotrix es femenina, la planeta! Desde aquí tejemos redes con seres y lugares, hacemos encuentros intergalácticos, multi-espaciales y poli-temporales. Tenemos 528 años, según el calendario gregoriano. ¡No somos novatix, pero hay demasiadas cosas que aprender y desaprender en esta planeta!

En comparación con tantas otras especies, lix terrícolas, como explica nuestra amiga imaginaria Janine M. Benyus, “[son] una especie muy joven, solo tiene 200,000 años. [Son] una de las recién llegadas”. [1] El propósito de esta especie no puede ser esencializarse, diferenciarse, delimitarse, maltratarse, explotarse, capitalizarse y robarse a sí misma; construir muros y entablar guerras entre sí, contra otras especies y contra la Tierra misma. Esta especie se extermina día a día. Esta planeta es dañada día a día por el interés de cada terrícola sobre su devenir colectivo.

La naturaleza trata de equilibrar los desmanes de lix terrícolas. La planeta, su naturaleza y sus ecosistemas, aunque muten, sobrevivirán a lo humano. Si no se procura ni se mantiene una relación de cuidado, escucha y respeto con los ciclos y modos de los hábitats, la Tierra será habitada permanente y exponencialmente por inquietantes presencias. No todo cuanto podemos percibir está disponible para el consumo ni la satisfacción de lix terrícolas, es necesario dejar de invadir, extractivar y ocupar cada espacio aparentemente disponible.

/
Lxs INVASORIX, Nadie aquí es ilegal / Here no one is illegal (2014)

Los futuros están aquí. Ahora. En todas las galaxias.

En nuestros viajes intergalácticos y transtemporales hemos aprendido lo cruciales que son las prácticas de cuidado y las fuerzas del deseo para figurar futuros que no sean definidos por la violencia; mundos “donde quepan otros mundos” habitables para lxs más vulnerables, lxs que florecen por todas sus diferencias, como nos han enseñado lxs zapatistas.

Nuestras obras son esos viajes en el tiempo. Para el video Nadie aquí es ilegal/Here no one is illegal (2014) nos juntamos en el Cerro de las Navajas de Nopalillo Hidalgo, México. ¡Ese espacio activa nuestras memorias sobre otros viajes intergalácticos! Allí compartimos sonidos, voces, palabras, juegos, calentamientos y movimientos.

Estando en la Tierra nos dimos cuenta de que hay muchos mundos con muchos centros y aún más mundos sin ningún punto fijo; todo cambia y se adapta todo el tiempo. En esos mundos en movimiento algunix terrícolas coexisten dentro de un espacio de contención que llaman atmósfera, una especie de membrana que permite que los sonidos viajen y se escuchen, la luz se esparza y difunda, se formen los climas y la percepción multisensorial terrícola se despliegue desde una singularidad relacional.

Los enfoques, percepciones y visiones en la Tierra tienen que partir de la experiencia y la conciencia acerca de la discriminación y de la opresión entrecruzadas (de las mujeres y de otrix sujetix sociales desjerarquizadix por razones de clase, de raza, identidad de género, orientación sexual, capacidades diferentes, situación migratoria, nivel de educación). ¡Hay tantas categorías construidas socialmente que ordenan y organizan lix cuerpix terrícolas y sus conductas en la planeta Tierra! Todas productos del patriarcado blanco supremacista, capitalista, colonialista, monopolista.

En los 360 grados y los 86.400 segundos del día a día hay tantos horizontes como maneras de estar y ser: de pie, parados en nuestras manos, sentados; es posible caer, bailar y volar. Teniendo tantas alternativas, lix terrícolas no tendrían por qué conformarse con seguir un norte. En esta planeta podemos establecer nuestro enfoque y visión en función de un horizonte que proyectar.

Aprendimos que para lix terrícolas el horizonte es una línea abstracta que separa la Tierra de la Vía Láctea. Si esta línea, siguiendo el homogéneo espacio matemático de la Tierra, es más bien una circunferencia, ¿qué significa esto para las prácticas de horizontalidad?

Sepamos que a medida que nos acercamos hacia uno de los horizontes y nos alejamos de otro, nuestra visión también cambiará. Tal es la potencialidad de la horizontalidad, que gracias a ella todix lix terrícolas y cada unix de nosotrix somos creadorix y responsables de los mundos que moldeamos, de estos mundos que soñamos día a día. Es con nuestra imaginación y pensamiento que construimos nuestras acciones y perfilamos nuestras visiones. Nuestros sueños pasan en tiempo presente. Las prácticas de horizontalidad ameritan nuevas visiones, narrativas, imaginarios y prácticas trans-espacio-temporales. Coincidimos con Anzaldúa cuando nos dice que es urgente re-imaginar nuevas formas de la identidad de lix terrícolas, por eso es importante que cambien las percepciones y formas de relacionarse con el entorno, las especies y entre ellix mismix, para trascender de este modo el “nosotrix” contrapuesto al “ellix/esix”.

Estamos estacionadix en la Ciudad de México, parte de un territorio llamado América Latina. América Latina, aprendimos, no es una categoría esencialista ni homogénea. Es un lugar político de enunciación, colaboración, resistencia y resiliencia, con múltiples luchas indígenas, campesinas, de mujeres y trans, entre otras, que han defendido sus cuerpos y mantenido sus prácticas contra siglos de ataques del régimen político extractivista del patriarcado colonial de las finanzas como diría nuestra amiga imaginaria Raquel Gutiérrez Aguilar. [2]

/
Lxs INVASORIX, Nadie aquí es ilegal / Here no one is illegal (2014)

En la Ciudad de México todavía hoy podemos conocer a las especies de fauna y flora endémicas de este territorio como axolotes, gorriones serranos, teporingos, víboras de cascabel, cacomixtles, biznaguitas, oyameles, orquídeas, ahuehuetes en las zonas boscosas de esta ciudad. Por el impacto terrícola, estas especies que han habitado este territorio desde antes de que lix terrícolas fundaran la ciudad, hoy se encuentran en peligro de extinción. Otras especies, sin embargo, las pequeñas y colaborativas han encontrado maneras de adaptarse a lo largo del tiempo. ¡Hay mucho que aprender de ellas! Tomamos, por ejemplo, la descripción de los estorninos que da adrienne amree brown: “Los patrones de los movimientos sincronizados de una bandada de estorninos también se conocen como murmuración. Guiados por reglas simples, las murmuraciones de estorninos pueden reaccionar a su entorno como grupo sin un líder central que orqueste sus elecciones. En cualquier instante, cualquier parte de la bandada puede transformar el movimiento de toda la bandada. Liderazgo/camaradería colectivo. Adaptabilidad". [3]

En un horizonte de lucha planetario, invocando la fuerza descolonizadora del sentir-pensando amuyt’aña, nuestra amiga imaginaria Silvia Rivera Cusicanqui nos invita a reflexionar desde una mirada ch’ixi los mundos y coyunturas latinoamericanas. Lo ch’ixi “literalmente se refiere al gris jaspeado, formado a partir de infinidad de puntos negros y blancos que se unifican para la percepción pero permanecen puros, separados”. [4] Propone lo ch’ixi como “un modo de pensar, de hablar y de percibir que se sustenta en lo múltiple y lo contradictorio” de las diferencias en la Tierra, “como una fuerza explosiva y contenciosa, que potencia nuestra capacidad de pensamiento y acción”. [5] En lugar de la superación de las contradicciones en la Tierra, el reto es aprender de todas las especies y hermanarnos con ellas, acercarnos en colectivo hacia horizontes conjuntos para que florezcan el trabajo, la sostenibilidad, el liderazgo/camaradería colectivos y la adaptabilidad. Rivera Cusicanqui explica que ahí es donde entra lo ch’ixi “la posibilidad a la vez de compatibilizar lo individual con lo colectivo, lo femenino con lo masculino… interactuamos en todos los terrenos. Pero también manteniendo ciertos espacios diferenciados. Entonces la idea es también, cómo coexistir entre diferentes estableciendo lugares en los que la diferencia no se disuelva con el sometimiento de uno al otro, sino que permanezca como cierta energía en el propio conflicto”. [6]

Aun cuando hay una ilusión de individualidad de lix seres humanix, lo cierto es que como nos recuerda nuestrix amiguix imaginaria Gloria Anzaldúa, lix terrícolix son una colectividad de células y conviven corporalmente con microorganismos que habitan en su interior, dice ella: “Descuidamos el hecho de que vivimos en una relación intrincada con lxs demás y que nuestra existencia depende de nuestras interacciones íntimas con todas las formas de vida”. [7] Todas las especies nos pueden enseñar algo para entender mejor cómo resistir, soñar y colaborar. Seguimos buscando planetas sin acosos, hostigamientos sexuales, violaciones, especismo, ni cualquier otro tipo de violencias, desapariciones, trans-femigenocidios y extinciones. Mientras tanto, tratamos de moldear los futuros que queremos vivir durante nuestra estancia en la Tierra.

♪ El placer se comparte para recrear. ♪ Nuestros trajes tienen la posibilidad de conectar los cuerpos, unos con otros de múltiples formas para que enlacemos nuestros horizontes terrenales. ♪ Modos de alianza por multiplicar antes de que continuemos cruzando las fronteras cósmicas tenemos que luchar para abolir las fronteras en la planeta Tierra y moldear otros futuros. ♪ Nadie aquí es ilegal.


INVASORIX es un grupo de trabajo feminista queer/cuir trabajando en canciones, videoclips, publicaciones DIY, lecturas de tarot y presentaciones performáticas. Actualmente están estacionadix en la Ciudad de México del planeta Tierra.

En la Tierra, a través del diálogo constante entre ellix, con sus amigix imaginarix - Gloria Anzaldúa, Silvia Federici, bell hooks, Pedro Lemebel, Silvia Rivera Cusicanqui, María Sabina, Rita Laura Segato, Annie Sprinkle, etc. - y en colaboraciones con sus amgix reales - Mariana Dávila “La terrorista del sabor”, Dayra Fyha, Sonia Madrigal, Erandi Villavicencio, etc. cuestionan los roles de género y los cometidos de lxs artistas, reflexionan sobre violencias entre lxs terrícolas y contra la planeta Tierra, y sueñan formas alternas y/o utópicas de estar y ser.


Notas para una Horizontal-ismo: Hacia la posibilidad de construirnos juntos en un ensamblaje, es un proyecto que responde a nuestras muchas emergencias. Como la creciente incertidumbre de habitar un mundo en crisis amenaza nuestra existencia en el futuro, esta iniciativa editorial busca contribuir a la construcción de un pluriverso desde la perspectiva del arte latinoamericano.


[1] Janine M. Benyus, Biomimicry: Innovation Inspired by Nature (New York, NY: William Morrow, 1997).

[2] Raquel Gutiérrez Aguilar, cited in Verónica Gago, “Eight Theses on the Feminist Revolution,” Revista Común, 6 March 2020, https://www.revistacomun.com/blog/ocho-tesis-sobre-la-revolucin-feminista.

[3] adrienne maree brown, EMERGENT STRATEGY: Shaping Change, Changing Worlds (Chico, Edinburgh:  AK Press, 2017), 46.

[4] Silvia Rivera Cusicanqui, Sociology of the Image: A Ch’ixi View of Andean History (Buenos Aires: Tinat Limón, 2015), 295.

[5] Ibid.

[6] Silvia Rivera Cusicanqui, “A Call to Re-politicize Everyday Life,” la tinta, 27 February 2018,

https://latinta.com.ar/2018/02/silvia-rivera-cusicanqui-parte-1-llamado-....

[7] Anzaldúa, Light in the dark=Luz en lo oscuro (Durham and London: Duke University Press, 2015), 76.